“Acelerador de partículas”

Hoy empezará funcionar el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) o “Máquina de Dios”, destinado a desentrañar los enigmas del origen del Universo, es decir, cómo fue que se creó la materia y qué pasó con la antimateria en el momento del Big Bang, hace 13.700 millones de años. 

El LHC es el mayor acelerador de partículas del mundo y está emplazado en la frontera franco-suiza.

Este colosal instrumento, en el que han trabajado unos 5.000 físicos e ingenieros desde hace más de una década, es el mayor proyecto científico de los últimos años.

Robert Aymar, director general de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), se muestra convencido de que el LHC depara a los científicos “hallazgos que cambiarán nuestra visión del mundo y en particular, su creación”.

Desde 1996, la CERN ha construido a 100 metros bajo tierra cerca de Ginebra un anillo de 27 km de circunferencia, enfriado durante dos años hasta situarse en los 271,3 grados centígrados, es decir, 1,9º C más que el cero absoluto.

Alrededor del anillo se han instalado cuatro grandes detectores, en cuyo núcleo se producirán grandes colisiones de protones (partículas de la familia de los hadrones). El LHC alcanzará el 99,999% de la velocidad de la luz, de unos 300.000 km por segundo.

A máxima potencia, 600 millones de colisiones por segundo generarán el brote de partículas, algunas de las cuales nunca han sido observadas hasta ahora.

Para seleccionar los 15 millones de gigaoctetos de datos recogidos anualmente, once centros distribuirán la información en bruto a 200 instituciones del mundo, que la analizarán y archivarán.

Entre los detectores, el Atlas y el CMS han sido diseñados para escudriñar el llamado bosón de Higgs, una partícula elemental que dotaría de una masa a otras partículas. Su ausencia sacudiría la física teórica.

“Hay una fuerte probabilidad de que el bosón de Higgs pueda ser observado”, defiende Yves Sacquin, del Instituto francés de Investigación sobre Leyes Fundamentales del Universo (IRFU).
Al margen del Higgs, “estamos convencidos de que existen en el universo varias partículas mucho más pesadas de las que conocemos. Es lo que llamamos sin duda la materia negra”, explica por su parte Aymar.

“El LHC proporcionará la identificación y la comprensión de esta materia negra”, que integra el 23% del universo, mientras que la ordinaria representa un 4% y el resto está constituido de energía oscura.

Otro detector, el LHCb, tratará de dilucidar qué pasó con la antimateria, presente en el momento del Big Bang a partes iguales con la materia.

El Alice se interesará por las colisiones de iones de plomo con el fin de recrear en un lapso relámpago la “sopa” primordial de quarks y gluones que formaban la materia durante los primeros microsegundos del universo, antes de la creación de protones.

Cuando entre en funcionamiento el miércoles por la mañana el primer haz de partículas, se inyectarán en el acelerador paquetes de 100.000 millones de protones.

Tras el arranque del segundo haz, que girará en el sentido inverso al primero, se provocarán colisiones de energía cada vez más elevadas, hasta alcanzar siete veces la potencia del Fermilab estadounidense, hasta ahora el acelerador más potente.

El proyecto, en el que han contribuido países europeos, Estados Unidos, India, Rusia y Japón, ha tenido un coste de 3.760 millones de euros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: